domingo, 8 de mayo de 2011

Resumen del libro

Yago tiene envidia de Otelo (el cuál confía plenamente en él), por su cargo pero, también está muy molesto porque él no le cedió el puesto de teniente, dándoselo a Casio, un joven nuevo, en vez de a él, con mucha más experiencia.
Para sabotearlo y arruinarle la vida decide evasivas maniobras venenosas y engañosas que le hacen mal a más de una persona.
Su plan inicia en la casa de Bravancio, en Venecia.  Diciéndole con la ayuda de Rodrigo (enamorado secretamente de Desdémona) que su hija ha huido con Otelo, un moro de raza negra, para luego casarse y tener hijos. Bravancio al oír esto va en busca del moro con tal de matarle a sangre fría si es que su hija no iba por su propia voluntad, sino que iba hechizada.
En esto Yago llega primero donde Otelo y le informa que varias veces casi mata a Rodrigo por hablar mal de él. Luego llega Casio (antes que Bravancio y los soldados) y le informa que lo solicitan en el Senado veneciano para que reciba el mando de una expedición a Chipre contra los turcos en la mañana. Por fin llega Bravancio con motivos de pleito y juzga a Otelo como un brujo que hechizo a su hija, ya que alguien tan feo como él necesita tener poderes para tener a una mujer como su hija. Se dirigen al Senado dispuestos a condenar al moro; después del testimonio de Bravancio le toca atestiguar a Otelo quién asegura que Desdémona (la hija de Bravancio) se ha enamorado de él por sus aventuras y riesgos que ha corrido durante toda su vida, la llama a corroborar su historia y ella asiste que todo es verdad. En esto Bravancio asume su culpa y deja libre a Desdémona quién decide por su propia voluntad ir con Otelo a la disputa con los otomanos (turcos).
Fueron a Chipre y llegaron todos menos el barco de Otelo, cuando por fin llegó festejaron que los navíos de los otomanos  se habían hundido y era la victoria.  Cuando ya todos se habían ido y solo quedaban Yago y Rodrigo, Yago lo convenció de que Desdémona quería a Casio y solo tenía que deshacerse de él para conseguirla. En la fiesta Casio hacía de guardia y Yago era su acompañante, en esto Yago logra emborrachar a Casio pidiéndole a Rodrigo que lo incite a perder el control, lo que provocó herir a Montano tratando de controlarlo. Llega Otelo preguntándose que significa aquel desorden, terminando por despedir a Casio.
Yago, para así continuar con su despiadado plan, persuade a Casio de que le diga a Desdémona que convenza a Otelo para que le devuelva su trabajo.
Cuando Casio va a pedirle ese favor  a Desdémona Otelo los ve y Casio se va muy sospechosamente, dejando en duda a Otelo.
 Yago, con muy malas intenciones le dice a Otelo que tenga mucho cuidado porque Desdémona lo está engañando con Casio; Otelo muy afectado decae en depresión y deteriora su estado físico. Desdémona al ver esta situación va a buscarlo para cubrirle la cabeza con el paño que el mismo le había regalado (como muestra de su amor), cuando llega Desdémona donde Otelo encuentra perplejo a Otelo (en ese instante se le cae el pañuelo) ya que ella le pide que le devuelva el trabajo a Casio. En esto Emilia recoge el pañuelo y se lo lleva a su esposo, el cuál lo introduce en la pieza de Casio para simular un posible engaño (que lamentablemente Otelo ve). Casio al ver el pañuelo sobre su cama se lo regala a Bianca, su enamorada.
Yago le pregunta a Casio si de verdad ama a Bianca y este responde que sí, y como estaba viendo Otelo esa escena a escondidas piensa que se trata de Desdémona, provocando así que Otelo quiera matarlos a ambos.
La próxima vez que Otelo ve a Desdémona está con un mensajero que le dice que Otelo debe volver a Venecia, ahí es en donde la abofetea sin prejuicios, la ofende descalificándola y el mensajero dice que perdió la cordura.
Aparte, Yago está solo y entra Rodrigo reclamándole su fraude y desconforme, ya que no le ha cumplido su promesa de tener a Desdémona quitándole todo su dinero. Yago le dice que puede tenerla si mata a Casio a medianoche.
Mientras tanto, Desdémona estando con Emilia canta canciones de su propia muerte muy preocupada.
Rodrigo y Yago esperan  a Casio para apuñarlo, Rodrigo ataca pero Casio logra esquivarlo quedando un poco herido, en esto Otelo felicita a Yago porque piensa que mató a Casio pero en realidad mató a Rodrigo para evitar que se supiera su fraude, ya que llegaban dos caballeros que habían escuchado los gemidos de los heridos. Yago culpa a Bianca de la causa de la pelea entre ambos pero Casio niega conocer a su agresor.
En la alcoba de Desdémona, entra Otelo con una luz y la despierta. Otelo la acusa de infidelidad y, a pesar de sus negativas, la estrangula. Antes de que muera, entra Emilia para contar la riña en que fue herido Casio, pero la interrumpen los gritos finales de Desdémona ("¡injustamente asesinada!... Muero con muerte inocente"), la cual, sin embargo, muere sin acusar a Otelo. Otelo le cuenta a Emilia porque la mató, por los celos. Emilia aclara lo del pañuelo y dice toda la verdad a la gente junto con Montano y Graciano, Yago dice que ella miente y atenta contra su vida en vano ya que ella ya había contado todo.
Otelo al saber ya la verdad, es llevado a Venecia para ser condenado, pero no soporta vivir sin su amada, decide suicidarse pero antes hiriendo a Yago, quién le hizo mucho daño y no aclara el porqué. Casio es ascendido al puesto de Otelo y Yago es aprisionado.
Tipo de Género al que pertenece: Tragedia, Dramático (obra de teatro)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada